33 años después Poli Rincón dona el balón del histórico España – Malta (12-1)