Para Piqué, el partido no fue un robo: “Los árbitros se pueden equivocar”