Piqué harto de la misma historia, ¿calentón o premeditación?