Piqué dio la cara en el clásico