Piqué y Ramos, condenados a entenderse