Gerard Piqué ha vivido un año movido dentro y fuera del campo