Pintus, el preparado físico del Madrid, es el miembro más odiado por los jugadores