Pinganillos, tensión y nerviosismo en el banquillo del Real Madrid en La Coruña