Perfecta comunión entre Zidane y los jugadores