Pepe mostró sus dos caras en el Clásico