Gestos, miradas y mucha tensión: Pep Guardiola, como nunca lo has visto