Pelea literal por conseguir las últimas entradas para ver el Clásico