¿Somos la mejor selección de la historia?