Patadas, empujones e insultos: vuelve la batalla del Barcelona-Atlético de Madrid