Partido tranquilo en San Mamés