Parte de la grada de San Mamés la toma con Neymar y se escuchan gritos racistas