Los Pandiani, el rifle y la pistolita