Así fue la pelea del Las Palmas-Tenerife en vestuarios: gritos de cornudo y un diente roto