Martes y trece, el día de la mala suerte en el que Paco Alcácer por fin marcó