Özil cambia el balón por un chicle