La señal del móvil y un cajero son los indicios de amaño que ve el juez en el Osasuna-Betis