Osama Abdul Mohsen, el refugiado sirio de la zancadilla, se queda en paro cuatro meses para aprender español