Optimismo entre los 'chés'