Oliver Torres dirige, Samu hace diabluras y Manquillo está a punto de fusilar a Noruega