Obligados a 'llenar' los estadios de Primera, o al menos que lo parezca por televisión