Oblak, el infranqueable muro rojiblanco