Neymar tranquiliza al Camp Nou y Piqué manda un mensaje para los que se quejan