Neymar hizo saltar las alarmas pero todo se quedó en un susto y siguió a lo suyo