Neymar recibió muchas patadas y acabó en el suelo y con la cara ensangrentada