Neymar estuvo cinco partidos sin marcar tras sus vacaciones de marzo el año pasado