Neymar jugó 45 minutos con Brasil, no pudo marcar y acabó encarándose con un rival