Neymar, luces y sombras en el Camp Nou