Neymar, el hombre filigrana