Neymar, el futuro del Barça