Las quejas de Neymar surtieron efecto: el brasileño no ha sido sustituido desde Sevilla