Neymar, serio en Riazor: sin risas pese a marcar y asistir ante el Deportivo