Neymar y Alves aterrizan en Barcelona para empezar el 2015 con buen pie