La Supercopa según New York Times