Negredo se queda en Valencia: no perdió la sonrisa en el banquillo, salió, asistió y marcó