Nasri ya justifica su fichaje: el Sevilla acaricia los octavos de la Champions