Música, televisión y consola: ¡Cristiano vuelve a sus orígenes lisboetas!