Música, celebración y lágrimas de un Betis que ya tiene un pie en Primera División