Munir podría ser el delantero que el Barça busca: juventud, trabajo y confianza