El vacile de Müller a los periodistas en el aeropuerto: ¡usa su pasaporte como teléfono!