Mucha competitividad entre Bravo y Ter Stegen: evitaron cruzarse miradas