El Mourinho más humano firma la paz definitiva con Guardiola con un abrazo