Morata y Asensio llaman a la titularidad reivindicándose con dos goles cada uno