Tras Mónaco, Alcorcón, Lyon o Dortmund... ¿Provoca el Clásico otra guerra civil blanca?