El pasillo de El Molinón a los ‘campeones’: mucha sidra y recuerdo a Preciado