Modric e Iniesta, los magos del Clásico